martes, 17 de septiembre de 2019

La Importancia de los Incendios de la Amazonia

Basado en artículo de EarthWISE

Los bosques de la Amazonia cubren extensas áreas de Brasil, Perú. Colombia y pequeñas partes de otros seis países. Aquí está el bosque tropical más grande del mundo con unos 5.6 millones de kilómetros cuadrados de bosque denso, aproximadamente una cuarta parte de los bosques tropicales que quedan en el planeta. Es, además, de importancia primordial en el control de las condiciones climáticas de América del Sur y del planeta.

El Amazonia, región al norte de América del Sur
a través de la cual fluye el río Amazonas
y sus tributarios. Fuente: 
NASA earth observatory
Durante los últimos meses hemos leído muchas noticias sobre los incendios forestales descontrolados en los bosques de la Amazonia. Esta región siempre está sujeta a incendios durante la temporada seca en el continente, pero la extensión y el número de incendios, este año. son extremadamente preocupante, y más preocupante aún por el hecho de que muchos de éstos no pueden atribuirse sencillamente a la sequía.

El Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (Instituto Nacional de Pesquisas Espaciaiso INPE) de Brasil ha detectado, en lo que va del año 2019 (hasta el 13 de septiembre), más de 112,000 incendios. Esto representa un aumento de 44% con respecto a todos los incendios del año pasado. De éstos, casi 60,000 son específicamente localizados en la región amazónica. Aun así, es preciso notar, que entre los años 2002-2007 Brasil tuvo entre 150,000 y 200,000 incendios cada año, por lo que éste no es, todavía, el peor año en número de incendios forestales.
El aumento en incendios forestales este año ha sido causado por la deforestación por madereros y agricultores, quienes usan, luego, los terrenos clareados para ganadería y agricultura. El uso de la técnica de tala y quema, usada por muchos campesinos en países del tercer mundo, es una causa común de fuegos forestales. Pero estos incendios en la Amazonia son extra preocupantes por todas las circunstancias que se están dando en esa zona en términos de manejo y uso descontrolado de las tierras y la situación política y social de la zona.

Imagen MODIS del satélite Aqua en agosto 13.
Note las columnas de humo que comienzan en un
punto definido. No confundir con las nubes.
 Fuente: 
NASA earth observatory.
Los bosques pluviales (lluviosos), como la selva Amazónica, son muy importantes para mantener el equilibrio ecológico de una zona. Estos bosques producen grandes cantidades de lluvia al extraer agua del suelo y transpirarla en grandes cantidades a la atmósfera. Este ciclo del agua es parte crítica del ciclo del carbono, el cual es capturado de la atmósfera y convertido en masa vegetal en los árboles  y los suelos de la selva tropical. La selva de la Amazonia sirve con una reserva de carbón enorme. Se estima que aproximadamente una cuarta parte del carbón residual terrestre está acumulado en los bosques de la Amazonia.

Además, la región del Amazonas es hogar de una enorme biodiversidad de plantas y animales terrestres y acuáticos, muchos de los cuales son aún desconocidos para la ciencia moderna. Muchas especies, incluso algunas que no conocemos, pueden extinguirse, debido a la destrucción de sus hábitats por los incendios forestales. Se estima que una décima parte de las especies conocidas en el planeta, se encuentra en el Amazonia. También es el hogar de muchos grupos de poblaciones nativas, y algunas de estas poblaciones ni siquiera han tenido contacto con el mundo exterior.

Los incendios forestales son un fenómeno natural en todos los bosques. Un bosque intacto, no afectado por actividad humana, se quema, naturalmente, menos frecuentemente y menos intensamente que cuando se ha cortado anteriormente y se está recuperando. Las áreas que han sido deforestadas en la Amazonia y otros bosques tropicales son más propensas a nuevos incendios cada año.

En un mundo donde los patrones climáticos están siendo afectados por el calentamiento global, y la demanda de países del primer mundo de grandes cantidades de carne y maderas exóticas, estos incendios seguirán siendo cada vez más frecuentes y extensos.  Estos incendios forestales en selvas tropicales, y no solo en la Amazonia, son de gran peligro para el planeta y pueden causar un trastorno mayor del ciclo de agua y corrientes de aire, que afectan el clima local aún en zonas lejanas.

Hay que estar consciente que, aunque los incendios de la región Amazónica han estado acaparando la atención de los medios de comunicación, actualmente existen muchas otras regiones, en el planeta, que también están bajo situaciones críticas de incendios. En la próxima figura se puede observar la detección de incendios (no necesariamente forestales) en el planeta detectados por los sensores MODIS en los satélites Aqua y Terra de la NASA, en un día de septiembre, 2019.

Incendios detectados por el sensor MODIS durante 24 horas entre septiembre 13 y 14, 2019.
 Fuente: 
NASA Fire Information for Resource Management System.
Así que, aunque estos incendios ocurran muy lejos de donde vivimos, no debemos creer que no nos van afectar, eventualmente. Los incendios de la Amazonia son un gran problema para todo el mundo y todos debemos estar preocupados y bien informados.

martes, 10 de septiembre de 2019

La Caída de la Población Mundial de Abejas

Basado en artículo de EarthWISE

Ya por muchos años, los científicos han sonado la voz de alarma con respecto a la crisis global que enfrentan los polinizadores. Entre este grupo de animales se encuentran algunos vertebrados, como aves y murciélagos, y un gran número de invertebrados o insectos (abejas, mariposas, polillas, avispas, escarabajos, etc.). Ollerton y otros (2011) estiman que del 78 al 94% de las especies vegetales florecidas son polinizadas por animales. Un proceso necesario para la preservación de las plantas y la estructura y equilibrio de comunidades naturales.

Image by katja from Pixabay;
De las especies polinizadoras invertebradas, se estima que un 40% de éstas, incluyendo abejas y mariposas, están a punto de extinción. Y como tres cuartas partes de la producción de alimentos del mundo depende de polinización, las pérdidas de estos polinizadores presentan una amenaza muy importante a la seguridad mundial de alimento.

Los polinizadores ayudan en la producción de todo tipo de cultivos, incluyendo el café, cacao, algodón, frutales y nueces, etc. El valor total de cultivos que necesitan polinizadores oscila desde unos $235 mil millones a $577 mil millones de dólares al año.

Las abejas productoras de miel están entre los polinizadores que están amenazados. En los últimos años, colonias de abejas han ido desapareciendo a una velocidad alarmante por el síndrome del colapso de colmenas. Con pérdidas de colonias de más del 90% en algunas regiones. En los Estados Unidos, la población de abeja melífera disminuyó casi un 40% en este último invierno. La caída más grande en invierno, desde que se empezó a llevar datos en el año 2006.

En meses recientes, unas bajas enormes han ocurrido en las poblaciones de abejas en Rusia, de acuerdo a la BBC. Rusia produce unas 110,000 toneladas de miel anualmente, y se espera que esos números bajen hasta un 20%. Esta disminución en la población de abejas, no sólo aumentará los precios mundiales de la miel, pero también las producciones y precios de otros productos que dependen de las abejas para la polinización, como muchos frutales, girasoles, etc.

Image by PollyDot from Pixabay
La muerte de las abejas mundialmente, se ha atribuido a una combinación de factores, entre los que se cuentan el uso de ciertos insecticidas, especialmente los neonicotinoides, el ácaro parásito Varroa, pérdida de hábitats y alimento, y cambio climático global. Las altas temperaturas registrada en los últimos años han ocasionado alteraciones en los ciclos de las plantas en muchas regiones. Esto causa una desconexión entre la floración y las épocas de pecoreo, o de recolección de polen por las abejas para alimentar las colmenas.

Los polinizadores cumplen una función vital en nuestra sobrevivencia. Este papel es ignorado frecuentemente, por lo que es necesario que se le ponga atención antes que la desaparición de estos animales causen una catástrofe alimenticia global.