martes, 10 de septiembre de 2019

La Caída de la Población Mundial de Abejas

Basado en artículo de EarthWISE

Ya por muchos años, los científicos han sonado la voz de alarma con respecto a la crisis global que enfrentan los polinizadores. Entre este grupo de animales se encuentran algunos vertebrados, como aves y murciélagos, y un gran número de invertebrados o insectos (abejas, mariposas, polillas, avispas, escarabajos, etc.). Ollerton y otros (2011) estiman que del 78 al 94% de las especies vegetales florecidas son polinizadas por animales. Un proceso necesario para la preservación de las plantas y la estructura y equilibrio de comunidades naturales.

Image by katja from Pixabay;
De las especies polinizadoras invertebradas, se estima que un 40% de éstas, incluyendo abejas y mariposas, están a punto de extinción. Y como tres cuartas partes de la producción de alimentos del mundo depende de polinización, las pérdidas de estos polinizadores presentan una amenaza muy importante a la seguridad mundial de alimento.

Los polinizadores ayudan en la producción de todo tipo de cultivos, incluyendo el café, cacao, algodón, frutales y nueces, etc. El valor total de cultivos que necesitan polinizadores oscila desde unos $235 mil millones a $577 mil millones de dólares al año.

Las abejas productoras de miel están entre los polinizadores que están amenazados. En los últimos años, colonias de abejas han ido desapareciendo a una velocidad alarmante por el síndrome del colapso de colmenas. Con pérdidas de colonias de más del 90% en algunas regiones. En los Estados Unidos, la población de abeja melífera disminuyó casi un 40% en este último invierno. La caída más grande en invierno, desde que se empezó a llevar datos en el año 2006.

En meses recientes, unas bajas enormes han ocurrido en las poblaciones de abejas en Rusia, de acuerdo a la BBC. Rusia produce unas 110,000 toneladas de miel anualmente, y se espera que esos números bajen hasta un 20%. Esta disminución en la población de abejas, no sólo aumentará los precios mundiales de la miel, pero también las producciones y precios de otros productos que dependen de las abejas para la polinización, como muchos frutales, girasoles, etc.

Image by PollyDot from Pixabay
La muerte de las abejas mundialmente, se ha atribuido a una combinación de factores, entre los que se cuentan el uso de ciertos insecticidas, especialmente los neonicotinoides, el ácaro parásito Varroa, pérdida de hábitats y alimento, y cambio climático global. Las altas temperaturas registrada en los últimos años han ocasionado alteraciones en los ciclos de las plantas en muchas regiones. Esto causa una desconexión entre la floración y las épocas de pecoreo, o de recolección de polen por las abejas para alimentar las colmenas.

Los polinizadores cumplen una función vital en nuestra sobrevivencia. Este papel es ignorado frecuentemente, por lo que es necesario que se le ponga atención antes que la desaparición de estos animales causen una catástrofe alimenticia global.