martes, 30 de junio de 2020

Cómo aprender sobre peces nos puede ayudar a salvar la Amazonia

La alta diversidad de peces es un buen indicador de la salud del bosque.

Piense en el Amazonas, y probablemente piense en jaguares, monos o loros. Pero muchos de los secretos de la selva tropical se pueden encontrar ocultos en sus profundidades acuosas, en los peces que nadan en sus ríos y lagos. Y debido a que estos animales viven en una red fluvial que abarca el continente sudamericano, estudiarlos ayuda a los conservacionistas a entender por qué los ecosistemas conectados son ecosistemas saludables. Los científicos del Field Museum investigaron poblaciones de peces en el país sudamericano de Guyana, lo que ayudó a mostrar por qué los corredores acuáticos son importantes para la conservación. Este estudio, que publicaron en Frontiers in Forests and Global Change, presenta el caso importante que proteger un pequeño rincón del Escudo Guayanés puede ayudar a proteger los ríos y la biodiversidad en la Amazonía.

Escudo guayanés. Fuente: Wikimedia

"Quiero exponer por qué debería protegerse esta área, y puedo contar esa historia usando peces", dice el Dr. Lesley de Souza, ecologista de conservación del Field Museum. “Encontramos más de 450 especies de peces en un área más pequeña que el estado de Connecticut, EUA. Toda la cuenca del río Mississippi tiene menos de 200 especies. Estamos hablando de un área bastante pequeña que tiene una gran diversidad ".

En este estudio, de Souza se centró en los lagos, ríos y arroyos en la región de Rupununi, en el centro de Guyana, en el noreste de América del Sur. El área es la inspiración para la aventura en globo de Pixar, Up. Para este estudio, De Souza atravesó los mismos afloramientos rocosos, cascadas impresionantes y exuberantes selvas como los personajes de la película, en busca de peces. "Hicimos varias expediciones a la región y recolectamos peces en una variedad de hábitats para comprender mejor dónde viven y evaluar aún más el valor de conservación de los hábitats", dice De Souza. “Estábamos sacando peces de rocas y cuevas, peces que viven en escombros leñosos en el agua, metiendo nuestras manos en agujeros y troncos huecos y encontrando peces. En cualquier lugar que pudiera haber un pez, lo revisamos".

Arapaima.
Fuente: National Zoo, Smithshonian Institute.
Lo que el equipo de De Souza encontró fue una gran variedad de vida submarina. Recogieron peces que parecían pequeños cuchillos de plata. Levantaron sus redes y encontraron peces camuflajeados como hojas muertas. Encontraron al Arapaima, un pez de tres metros de largo que traga aire en la superficie del agua además de respirar bajo el agua con branquias. Su equipo llevó sus especímenes a los museos de historia natural (incluido el Field Museum) y completó la ardua tarea de identificar a cada uno. Luego, los científicos analizaron los hábitats de los peces y se dieron cuenta de que la increíble diversidad surgió de los entornos únicos del Portal Rupununi.

De Souza llama a esta región un "portal" porque cuando los niveles de los ríos aumentan en la temporada de lluvias, dos sistemas fluviales que permanecen separados durante el resto del año son conectados por las inundaciones, y los peces pueden viajar desde el Escudo Guayanés hasta el corazón del Amazonas.  A medida que el agua retrocede, las sabanas y los humedales vuelven a emerger y los peces se separan nuevamente en sus respectivos sistemas fluviales, hasta la próxima temporada de lluvias.

Los programas de conservación a menudo pasan por alto los ambientes de agua dulce, enfocándose en hábitats terrestres. Si visitara las secas sabanas de Rupununi fuera de la temporada de lluvias, es probable que cometa el mismo error. El análisis de De Souza ayuda a mostrar cómo la conservación también requiere cuencas sanas, especialmente las conectadas. "A medida que el agua sube y baja", explica Souza, "el Rupununi actúa como un latido que bombea esta increíble diversidad de peces en todo el país. Si no lo protegemos, ese latido se detiene ". Una mejor información sobre las especies de peces que viven en el área puede proporcionar evidencia de por qué debe protegerse.

Y al proteger los lagos y ríos donde viven los peces, podemos ayudar al planeta en general. Los bosques que crecen alrededor de estos cuerpos de agua son cruciales para absorber las emisiones de carbono que han creado el cambio climático. La conservación del portal Rupununi generará beneficios a largo plazo para todo el planeta.

La conservación del portal Rupununi generará beneficios a largo plazo para toda la Amazonía, pero de Souza enfatiza la necesidad local inmediata de protección. "Me concentro en los peces en esta área porque son muy importantes para la gente", dice de Souza. “Las comunidades indígenas son los habitantes principales de esta región, y están íntimamente conectados con el bosque, la sabana y los humedales. Su principal fuente de proteínas es el pescado. Para mantener los ciclos reproductivos de los peces y el sustento de las personas, todo el sistema debe permanecer intacto".

A través de esta investigación, el equipo de De Souza descubrió un portal previamente desconocido más al sur del portal Rupununi. De Souza está emocionado de ver qué más podrían descubrir los investigadores allí: “Siempre me ha intrigado el misterio de lo que está debajo de la superficie. Las comunidades de peces son un indicador de la salud del bosque, y nos pueden decir cosas que simplemente no podemos aprender en tierra”.

______

Adaptado de articulo del Field Museum de Febrero 18, 2020



jueves, 18 de junio de 2020

El daño de las langostas en África

Por Kasha PatelNasa Earth Observatory. Abril 16, 2020.

África oriental está experimentando uno de sus peores brotes de langostas en décadas. Los voraces insectos están devorando miles de hectáreas de tierras de cultivo y bosques, y amenazan la seguridad alimentaria de millones en toda la región, que ya es vulnerable a la escasez de alimentos.

Las langostas pululan en un campo en el condado de Elgeyo Marakwet en Kenia.
Crédito de la foto: Gentrix Machenje

Para ayudar a controlar los brotes, los científicos de la NASA están desarrollando herramientas para rastrear los criaderos de langostas y evaluar el daño a los cultivos. Además de datos de satélites, los  investigadores también están utilizando observaciones en el terreno por varias organizaciones locales y oficinas gubernamentales. Dicha información se utiliza para validar las estimaciones de las condiciones de cultivo realizadas a partir de imágenes satelitales y son incluidas en los pronósticos de cultivos internacionales.

"Nuestros socios en tierra ofrecen actualizaciones mensuales sobre las condiciones de los cultivos y los principales eventos como inundaciones y brotes de enfermedades", dijo Catherine Nakalembe, investigadora de seguridad alimentaria de NASA SERVIR y NASA Harvest. "Ayudan a proporcionar información fundamental sobre el terreno cuando los datos de detección remota no son suficientes".

Las siguientes fotos, tomadas por personas en Uganda y Kenia, muestran algunos de los efectos del brote de langosta en las granjas.

Condado de Elgeyo Marakwet, Kenia

Kenia está experimentando su peor brote de langosta en 70 años. La imagen arriba y la siguiente muestran langostas en un campo en marzo de 2020.


Crédito de foto: Gentrix Machenje

Las imágenes fueron tomadas por Gentrix Machenje. Machenje es un oficial del condado que trabaja con NASA SERVIR y proporciona información para el Monitoreo Nacional de Cultivos de Kenia.


Karamoja, Uganda

Las fotos a continuación fueron tomadas a principios de abril de 2020 en la región de Karamoja, en el noreste de Uganda. Las autoridades creen que las langostas nacieron de los huevos puestos hace unas semanas.

Crédito de foto: Evans Noble Opiolo

Las imágenes fueron tomadas por Evans Noble Opiolo, un oficial de agricultura en el Distrito de Nakapiripirit que también contribuye a un Proyecto de Financiamiento de Riesgo de Desastres para la Oficina del Primer Ministro de Uganda. Dichos oficiales están informando sobre las ubicaciones de las langostas y a menudo están presentes cuando se están llevando a cabo operaciones de control desde el terreno, como la aplicación de pesticidas.

Crédito de foto: Evans Noble Opiolo


Crédito de foto: Evans Noble Opiolo


Este artículo fue traducido, con permiso, del NASA Earth Observatory del 16 de abril, 2020


miércoles, 10 de junio de 2020

¿Podrían los satélites ayudar a evitar una invasión de langostas?

Por Kasha Patel, Nasa Earth Observatory. Marzo 30, 2020.

Una sola langosta del desierto (Schistocerca gregaria) puede consumir su peso corporal de vegetación en un día. Puede que no parezca mucho para una langosta de 2.5 gramos, pero cuando 40 millones de ellas se reúnen, lo que se considera un pequeño enjambre, pueden devorar tanta comida como 35,000 personas. En un día, un pequeño enjambre puede poner en peligro la vida de un agricultor.

langosta del desierto (Schistocerca gregaria).
Fuente: 
Arpingstone, Wikipedia.
Desde diciembre de 2019, las tierras de cultivo en Kenia han sido inundadas por los voraces insectos. Para enero de 2020, al menos 70,000 hectáreas (173,000 acres) de tierra estaban infestadas, la peor invasión de langostas de Kenia en 70 años. En febrero, los enjambres se extendieron a diez países de África oriental, amenazando la fuente de alimentos de millones de personas. Etiopía y Somalia han visto sus peores infestaciones de langostas en 25 años. Las Naciones Unidas (ONU) advirtieron que la próxima temporada de lluvias puede empeorar las cosas.

Utilizando observaciones de sensores remotos de la humedad del suelo y la vegetación, investigadores de NASA y la ONU están rastreando cómo las condiciones ambientales influyen en los ciclos de vida de las langostas y esperan detener los brotes antes de que se propaguen.

"Lo que ayuda a prevenir infestaciones a gran escala es atraparlas muy temprano en sus etapas de vida y deshacerse de sus lugares de anidación", dijo Lee Ellenburg, líder de seguridad alimenticia y agricultura de SERVIR, NASA. El programa conjunto entre la NASA y la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) utiliza datos satelitales para mejorar la toma de decisiones ambientales en países en desarrollo. El equipo también trabaja con personal del Sistema de Información de Langostas del Desierto de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) para obtener más información sobre el comportamiento de las langostas.

Las langostas del desierto tienen tres etapas principales de vida: huevo, ninfa y adulto. Una vez que son adultos, las langostas son difíciles de encontrar en el suelo y erradicarlas porque pueden volar de 50 a 150 kilómetros (30 a 90 millas) por día, especialmente si los vientos son fuertes. Sin embargo, los huevos y las ninfas (cuando todavía están desarrollando alas) tienen movilidad limitada y son más fáciles de atacar.
Promedio semanal de humedad del suelo. January 14 - 20, 2020

Los mapas en esta página muestran dos parámetros ambientales importantes para el desarrollo de la langosta: la humedad del suelo (mapa superior) y la vegetación (mapa inferior). La humedad del suelo es importante porque las hembras casi siempre ponen sus huevos en un suelo húmedo, cálido y arenoso. En general, no ponen sus huevos a menos que el suelo esté húmedo hasta 5-10 centímetros (2-4 pulgadas) debajo de la superficie. Después de que los huevos eclosionan, la abundancia de vegetación cercana se convierte en el parámetro importante porque proporciona sustento para la maduración de las langostas y guía los patrones de migración.

La imagen en la parte superior de la página muestra la humedad promedio del suelo sobre África oriental del 14 al 20 de enero de 2020, durante las primeras etapas de la invasión de langostas. Las estimaciones preliminares, desarrolladas por científicos de la Corporación Universitaria de Investigación Atmosférica y la Universidad de Colorado, utilizan microsatélites del Sistema CYGNSS de la NASA y están integradas con el Sistema de Información Terrestre de la NASA.

"Los datos que tenemos hasta ahora muestran una fuerte correlación entre la ubicación de los suelos arenosos, húmedos y la actividad de la langosta", dijo Ashutosh Limaye, científico de la NASA para SERVIR. "Dondequiera que haya lugares húmedos y arenosos, hay enjambres de langostas y reprodución". Las langostas del desierto se reproducen rápidamente, por lo que los investigadores de SERVIR están trabajando con la FAO para identificar posibles lugares de reproducción y sugerir áreas específicas para usar pesticidas.


Índice de vegetación (NDVI) relativo. Porcentaje de diferencia de los promedios de 2----2010. 
December 15, 2019 - March 15, 2020

El mapa anterior muestra los cambios en la vegetación verde en África oriental entre el 15 de diciembre de 2019 y el 15 de marzo de 2020, en comparación con los mismos meses promediados durante 2000-2001. El Índice de vegetación de diferencia normalizada (NDVI) es una medida de la salud y el verdor de la vegetación.

"Una vez que las langostas ponen los huevos y eclosionan, comienzan a buscar vegetación para alimentarse", dijo Catherine Nakalembe, investigadora de seguridad alimentaria de SERVIR y NASA Harvest. "Comienzan a migrar, buscan más para comer y luego siguen multiplicándose".

Nakalembe dice que la vegetación en toda la región es mucho más verde que el promedio anual; de hecho, la vegetación actual es la más verde observada por satélite desde 2000 para el período de diciembre a marzo. Entre octubre y diciembre de 2019, el Cuerno de África recibió hasta cuatro veces más lluvia que el promedio, por lo que es una de las "temporadas de lluvia corta" más húmedas en cuatro décadas. La lluvia adicional contribuyó al crecimiento robusto de plantas y a las óptimas condiciones para las langostas.

Con la próxima "temporada larga de lluvias" (marzo a mayo) en el este de África, las condiciones podrían estar maduras para más infestaciones, señala Nakalembe. El equipo de la NASA está refinando varios conjuntos de datos satelitales para evaluar el daño ya causado y crear pronósticos de dónde y cuánto tiempo más podrían ocurrir los brotes de langosta.

Referencias y recursos


Este artículo fue traducido, con permiso, del NASA Earth Observatory en marzo 30, 2020.