¿Podrían los satélites ayudar a evitar una invasión de langostas?

Por Kasha Patel, Nasa Earth Observatory. Marzo 30, 2020.

Una sola langosta del desierto (Schistocerca gregaria) puede consumir su peso corporal de vegetación en un día. Puede que no parezca mucho para una langosta de 2.5 gramos, pero cuando 40 millones de ellas se reúnen, lo que se considera un pequeño enjambre, pueden devorar tanta comida como 35,000 personas. En un día, un pequeño enjambre puede poner en peligro la vida de un agricultor.

langosta del desierto (Schistocerca gregaria).
Fuente: 
Arpingstone, Wikipedia.
Desde diciembre de 2019, las tierras de cultivo en Kenia han sido inundadas por los voraces insectos. Para enero de 2020, al menos 70,000 hectáreas (173,000 acres) de tierra estaban infestadas, la peor invasión de langostas de Kenia en 70 años. En febrero, los enjambres se extendieron a diez países de África oriental, amenazando la fuente de alimentos de millones de personas. Etiopía y Somalia han visto sus peores infestaciones de langostas en 25 años. Las Naciones Unidas (ONU) advirtieron que la próxima temporada de lluvias puede empeorar las cosas.

Utilizando observaciones de sensores remotos de la humedad del suelo y la vegetación, investigadores de NASA y la ONU están rastreando cómo las condiciones ambientales influyen en los ciclos de vida de las langostas y esperan detener los brotes antes de que se propaguen.

"Lo que ayuda a prevenir infestaciones a gran escala es atraparlas muy temprano en sus etapas de vida y deshacerse de sus lugares de anidación", dijo Lee Ellenburg, líder de seguridad alimenticia y agricultura de SERVIR, NASA. El programa conjunto entre la NASA y la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) utiliza datos satelitales para mejorar la toma de decisiones ambientales en países en desarrollo. El equipo también trabaja con personal del Sistema de Información de Langostas del Desierto de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) para obtener más información sobre el comportamiento de las langostas.

Las langostas del desierto tienen tres etapas principales de vida: huevo, ninfa y adulto. Una vez que son adultos, las langostas son difíciles de encontrar en el suelo y erradicarlas porque pueden volar de 50 a 150 kilómetros (30 a 90 millas) por día, especialmente si los vientos son fuertes. Sin embargo, los huevos y las ninfas (cuando todavía están desarrollando alas) tienen movilidad limitada y son más fáciles de atacar.
Promedio semanal de humedad del suelo. January 14 - 20, 2020

Los mapas en esta página muestran dos parámetros ambientales importantes para el desarrollo de la langosta: la humedad del suelo (mapa superior) y la vegetación (mapa inferior). La humedad del suelo es importante porque las hembras casi siempre ponen sus huevos en un suelo húmedo, cálido y arenoso. En general, no ponen sus huevos a menos que el suelo esté húmedo hasta 5-10 centímetros (2-4 pulgadas) debajo de la superficie. Después de que los huevos eclosionan, la abundancia de vegetación cercana se convierte en el parámetro importante porque proporciona sustento para la maduración de las langostas y guía los patrones de migración.

La imagen en la parte superior de la página muestra la humedad promedio del suelo sobre África oriental del 14 al 20 de enero de 2020, durante las primeras etapas de la invasión de langostas. Las estimaciones preliminares, desarrolladas por científicos de la Corporación Universitaria de Investigación Atmosférica y la Universidad de Colorado, utilizan microsatélites del Sistema CYGNSS de la NASA y están integradas con el Sistema de Información Terrestre de la NASA.

"Los datos que tenemos hasta ahora muestran una fuerte correlación entre la ubicación de los suelos arenosos, húmedos y la actividad de la langosta", dijo Ashutosh Limaye, científico de la NASA para SERVIR. "Dondequiera que haya lugares húmedos y arenosos, hay enjambres de langostas y reprodución". Las langostas del desierto se reproducen rápidamente, por lo que los investigadores de SERVIR están trabajando con la FAO para identificar posibles lugares de reproducción y sugerir áreas específicas para usar pesticidas.


Índice de vegetación (NDVI) relativo. Porcentaje de diferencia de los promedios de 2----2010. 
December 15, 2019 - March 15, 2020

El mapa anterior muestra los cambios en la vegetación verde en África oriental entre el 15 de diciembre de 2019 y el 15 de marzo de 2020, en comparación con los mismos meses promediados durante 2000-2001. El Índice de vegetación de diferencia normalizada (NDVI) es una medida de la salud y el verdor de la vegetación.

"Una vez que las langostas ponen los huevos y eclosionan, comienzan a buscar vegetación para alimentarse", dijo Catherine Nakalembe, investigadora de seguridad alimentaria de SERVIR y NASA Harvest. "Comienzan a migrar, buscan más para comer y luego siguen multiplicándose".

Nakalembe dice que la vegetación en toda la región es mucho más verde que el promedio anual; de hecho, la vegetación actual es la más verde observada por satélite desde 2000 para el período de diciembre a marzo. Entre octubre y diciembre de 2019, el Cuerno de África recibió hasta cuatro veces más lluvia que el promedio, por lo que es una de las "temporadas de lluvia corta" más húmedas en cuatro décadas. La lluvia adicional contribuyó al crecimiento robusto de plantas y a las óptimas condiciones para las langostas.

Con la próxima "temporada larga de lluvias" (marzo a mayo) en el este de África, las condiciones podrían estar maduras para más infestaciones, señala Nakalembe. El equipo de la NASA está refinando varios conjuntos de datos satelitales para evaluar el daño ya causado y crear pronósticos de dónde y cuánto tiempo más podrían ocurrir los brotes de langosta.

Referencias y recursos


Este artículo fue traducido, con permiso, del NASA Earth Observatory en marzo 30, 2020.

Entradas más populares de este blog

Una cucharadita de suelo del Amazonia rebosa de hongos

Formación de montañas y monzones ayudan a crear zonas de alta biodiversidad

Cómo aprender sobre peces nos puede ayudar a salvar la Amazonia