martes, 30 de junio de 2020

Cómo aprender sobre peces nos puede ayudar a salvar la Amazonia

La alta diversidad de peces es un buen indicador de la salud del bosque.

Piense en el Amazonas, y probablemente piense en jaguares, monos o loros. Pero muchos de los secretos de la selva tropical se pueden encontrar ocultos en sus profundidades acuosas, en los peces que nadan en sus ríos y lagos. Y debido a que estos animales viven en una red fluvial que abarca el continente sudamericano, estudiarlos ayuda a los conservacionistas a entender por qué los ecosistemas conectados son ecosistemas saludables. Los científicos del Field Museum investigaron poblaciones de peces en el país sudamericano de Guyana, lo que ayudó a mostrar por qué los corredores acuáticos son importantes para la conservación. Este estudio, que publicaron en Frontiers in Forests and Global Change, presenta el caso importante que proteger un pequeño rincón del Escudo Guayanés puede ayudar a proteger los ríos y la biodiversidad en la Amazonía.

Escudo guayanés. Fuente: Wikimedia

"Quiero exponer por qué debería protegerse esta área, y puedo contar esa historia usando peces", dice el Dr. Lesley de Souza, ecologista de conservación del Field Museum. “Encontramos más de 450 especies de peces en un área más pequeña que el estado de Connecticut, EUA. Toda la cuenca del río Mississippi tiene menos de 200 especies. Estamos hablando de un área bastante pequeña que tiene una gran diversidad ".

En este estudio, de Souza se centró en los lagos, ríos y arroyos en la región de Rupununi, en el centro de Guyana, en el noreste de América del Sur. El área es la inspiración para la aventura en globo de Pixar, Up. Para este estudio, De Souza atravesó los mismos afloramientos rocosos, cascadas impresionantes y exuberantes selvas como los personajes de la película, en busca de peces. "Hicimos varias expediciones a la región y recolectamos peces en una variedad de hábitats para comprender mejor dónde viven y evaluar aún más el valor de conservación de los hábitats", dice De Souza. “Estábamos sacando peces de rocas y cuevas, peces que viven en escombros leñosos en el agua, metiendo nuestras manos en agujeros y troncos huecos y encontrando peces. En cualquier lugar que pudiera haber un pez, lo revisamos".

Arapaima.
Fuente: National Zoo, Smithshonian Institute.
Lo que el equipo de De Souza encontró fue una gran variedad de vida submarina. Recogieron peces que parecían pequeños cuchillos de plata. Levantaron sus redes y encontraron peces camuflajeados como hojas muertas. Encontraron al Arapaima, un pez de tres metros de largo que traga aire en la superficie del agua además de respirar bajo el agua con branquias. Su equipo llevó sus especímenes a los museos de historia natural (incluido el Field Museum) y completó la ardua tarea de identificar a cada uno. Luego, los científicos analizaron los hábitats de los peces y se dieron cuenta de que la increíble diversidad surgió de los entornos únicos del Portal Rupununi.

De Souza llama a esta región un "portal" porque cuando los niveles de los ríos aumentan en la temporada de lluvias, dos sistemas fluviales que permanecen separados durante el resto del año son conectados por las inundaciones, y los peces pueden viajar desde el Escudo Guayanés hasta el corazón del Amazonas.  A medida que el agua retrocede, las sabanas y los humedales vuelven a emerger y los peces se separan nuevamente en sus respectivos sistemas fluviales, hasta la próxima temporada de lluvias.

Los programas de conservación a menudo pasan por alto los ambientes de agua dulce, enfocándose en hábitats terrestres. Si visitara las secas sabanas de Rupununi fuera de la temporada de lluvias, es probable que cometa el mismo error. El análisis de De Souza ayuda a mostrar cómo la conservación también requiere cuencas sanas, especialmente las conectadas. "A medida que el agua sube y baja", explica Souza, "el Rupununi actúa como un latido que bombea esta increíble diversidad de peces en todo el país. Si no lo protegemos, ese latido se detiene ". Una mejor información sobre las especies de peces que viven en el área puede proporcionar evidencia de por qué debe protegerse.

Y al proteger los lagos y ríos donde viven los peces, podemos ayudar al planeta en general. Los bosques que crecen alrededor de estos cuerpos de agua son cruciales para absorber las emisiones de carbono que han creado el cambio climático. La conservación del portal Rupununi generará beneficios a largo plazo para todo el planeta.

La conservación del portal Rupununi generará beneficios a largo plazo para toda la Amazonía, pero de Souza enfatiza la necesidad local inmediata de protección. "Me concentro en los peces en esta área porque son muy importantes para la gente", dice de Souza. “Las comunidades indígenas son los habitantes principales de esta región, y están íntimamente conectados con el bosque, la sabana y los humedales. Su principal fuente de proteínas es el pescado. Para mantener los ciclos reproductivos de los peces y el sustento de las personas, todo el sistema debe permanecer intacto".

A través de esta investigación, el equipo de De Souza descubrió un portal previamente desconocido más al sur del portal Rupununi. De Souza está emocionado de ver qué más podrían descubrir los investigadores allí: “Siempre me ha intrigado el misterio de lo que está debajo de la superficie. Las comunidades de peces son un indicador de la salud del bosque, y nos pueden decir cosas que simplemente no podemos aprender en tierra”.

______

Adaptado de articulo del Field Museum de Febrero 18, 2020