Por qué un método único de conservación no funciona para los manglares

Manglar de los Everglades, Florida, EEUU.
Imagen de Tanja Cibulski de Pixabay.


Los bosques de manglares juegan un papel clave en el mantenimiento de ecosistemas saludables. Al vivir en el límite entre la tierra y el mar, estos hábitats únicos sustentan la biodiversidad, mejoran la calidad del agua y protegen las costas de las inundaciones y la erosión. También son poderosos sumideros de carbono, que almacenan hasta cuatro veces más carbono que las selvas tropicales.

A pesar de su importancia, los manglares están desapareciendo a un ritmo alarmante. Desde 1996, más del 6% de los manglares del mundo se han cortado para dar cabida a la agricultura, acuicultura y a infraestructura costera, como carreteras y puertos.

Para frenar la destrucción, las Naciones Unidas lanzaron el Decenio de Restauración de Ecosistemas en 2020, que se centra en la reconstrucción de manglares y otros hábitats para mejorar la biodiversidad y mitigar los efectos del cambio climático. Pero incluso cuando la difícil situación de los manglares atrae la atención internacional, se sabe poco sobre los factores que impulsan la tala de los terrenos en primer lugar.

Un nuevo estudio que investiga estos factores encuentra que la tasa de pérdida de manglares varía ampliamente según el país y está influenciada por qué tan bien cada nación regula su medio ambiente. Aunque los hallazgos pueden parecer intuitivos, enfatizan la importancia de mejorar la regulación gubernamental en lugar de culpar a las comunidades locales por la destrucción de los manglares.

Los factores que contribuyen a la pérdida de manglares probablemente reflejen situaciones socioeconómicas y políticas complejas, dice Mischa Turschwell, ecologista marina del Global Wetlands Project de la Universidad Griffith en Australia y autora principal del estudio. En lugar de adaptar sus objetivos, los esquemas a escala global a menudo emplean un enfoque único para la conservación de los manglares que no siempre tiene éxito. “Para proteger los bosques de manglares, realmente es necesario desarrollar soluciones que consideren las diferencias en el contexto nacional”, dice Turschwell.

Turschwell y sus colegas comenzaron con mapas que muestran cambios espaciales en los bosques de manglares del mundo entre 1996 y 2016. Luego, modelaron cómo presiones humanas, como la densidad de población y fragmentación del bosque, pueden haber influido en las tasas de corte de manglares a escala mundial y nacional. También probaron si la fuerza regulatoria de un país afectaba la cantidad de hábitat de manglares perdido dentro de sus fronteras.

Durante el período de 20 años, las mayores disminuciones de manglares se han producido en Asia y las Americas, específicamente Bangladesh, Myanmar, India, Pakistán, Vietnam, Sri Lanka, y las Bahamas. Mientras que los descensos más pequeños se produjeron en Fiji y Nueva Zelanda. 

Cambio en la cobertura de manglares 1996-2016, por región

Región 1996 área (km²) 2016 área (km²) % Cambio
North & Central America & Caribbean 22,702 21,072 -7.18%
Southeast Asia 46,789 44,060 -5.83%
Middle East 334 319 -4.54%
East & Southern Africa 7,630 7,329 -3.95%
South America 19,632 19,063 -2.9%
Australia & New Zealand 10,332 10,037 -2.86%
South Asia 8,701 8,492 -2.4%
Pacific Islands 6,410 6,327 -1.29%
West & Central Africa 20,107 19,857 -1.24%
East Asia 159 159 +0.55%

Fuente: Mangrove Restoration Potential (IUCN, 2019)

 

El análisis también descubrió varios vínculos entre las actividades humanas y la consiguiente pérdida de manglares. Naciones que ya en 1996 habían fragmentado los bosques de manglares tenían más probabilidades de experimentar una mayor pérdida de manglar en 2016.  Lo contrario también era cierto; las áreas con bosques de manglares más grandes en 1996 experimentaron reducciones menores con el tiempo, lo que sugiere que los esfuerzos de conservación anteriores tienen un impacto duradero en la extensión de los manglares.

La fragmentación es un factor importante de la degradación del ecosistema, explica Turschwell. "Los bosques fragmentados son de acceso más fácil a seres humanos, lo que los hace más susceptibles a extracción de madera en curso y también a los daños causados ​​por fenómenos meteorológicos extremos".

La presencia de áreas protegidas redujo la pérdida de manglares en Bangladesh, Filipinas, Pakistán y Estados Unidos, aunque la intensidad de este efecto varió entre naciones.  Descubrimos que las áreas protegidas juegan un papel realmente importante en la reducción de pérdidas, pero especialmente en los países en desarrollo, donde son el medio principal, y a veces único, para reducir las presiones sobre los manglares”, dice Turschwell.

Con tal variedad de factores que impulsan la pérdida de manglares, se deben emplear múltiples soluciones para reducir la tala de manglares, dice Turschwell. Por ejemplo, agregar proyectos de medios de vida comunitarios puede mejorar los beneficios de las áreas protegidas en países de bajos ingresos.

Los ecosistemas de manglares son cada vez más aclamados como soluciones basadas en la naturaleza al cambio climático, que ayudan a cumplir los objetivos de iniciativas globales como los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y las metas de biodiversidad de Aichi. Irónicamente, el cambio climático en sí mismo plantea grandes desafíos para la conservación de los manglares, dice Emily Landis, líder de estrategia de humedales costeros en The Nature Conservancy. La extinción masiva de manglares en el remoto norte de Australia se ha atribuido al aumento de las temperaturas, con efectos en cadena en los ecosistemas circundantes.

Las áreas protegidas por sí solas no serán suficientes para proteger los manglares, agrega Landis. "Una mejor gestión de los manglares en el futuro deberá tener en cuenta la adaptación al aumento de la temperatura del océano, la zonificación de la migración hacia el interior y la mayor intensidad de las tormentas".



Basado en artículo de China Ocean Dialogue.  Lea el original.

Entradas más populares de este blog

¿Cuáles son los beneficios de los humedales?

Una cucharadita de suelo del Amazonia rebosa de hongos

Formación de montañas y monzones ayudan a crear zonas de alta biodiversidad