Cuatro formas de llevar carbono al suelo

Cultivo de cobertura de centeno sembrado por vía aérea en campos de soja sin labranza.
Imagen de AgriGold

Actualmente, hay un gran interés en la transferencia de carbono de la atmósfera de vuelta al suelo. Los agricultores están comenzando a considerar los mercados de carbono, al igual que consideran los mercados de cultivos, para mejorar sus resultados financieros.

La mayoría (aproximadamente 80 %) del carbono en el suelo proviene de los restos de microorganismos del suelo, compuestos producidos por microorganismos del suelo o los propios microorganismos del suelo vivos. De todo el carbono en el suelo, aproximadamente cinco veces más proviene de microorganismos del suelo alimentados con azúcares u otras sustancias proporcionadas por las raíces vivas de las plantas en comparación con el carbono de la descomposición de los residuos de plantas sobre el suelo.

Por eso es importante tener raíces vivas alimentando a los organismos del suelo tanto tiempo como sea posible en un sistema de captura de carbono efectivo.

Son los azúcares que exudan las raíces de las plantas y la capa externa de células desprendidas por las raíces en crecimiento las que alimentan a los organismos del suelo. Hasta la mitad del carbono que una planta extrae del aire y convierte en sus numerosos tejidos y otros compuestos se dirige hacia el suelo para hacer crecer las raíces y alimentar a los organismos del suelo. Muchos organismos del suelo proporcionan a la planta los diversos nutrientes que necesita para crecer. Durante esta cooperación entre las plantas y organismos del suelo, los organismos del suelo no respiran todo el carbono que las plantas les proporcionan como alimento; parte de él se convierte en compuestos de carbono más estables en el suelo que eventualmente incluimos en una medición de "materia orgánica del suelo".

Es interesante notar el panorama general. Ninguna práctica de cultivo le proporcionará carbono adicional al suelo sino considera al suelo como un sistema biológico. Dado que la captura de carbono desde el aire hasta el suelo es un proceso biológico que ocurre en el suelo, nuestro objetivo debe ser mejorar al máximo las condiciones para los organismos del suelo que realizarán el trabajo.

Esto se puede lograr observando cuatro principios básicos

1- perturbar menos el suelo
2- cultivar una diversidad de plantas
3- mantener raíces vivas en el suelo tanto tiempo como sea posible
4- mantener el suelo cubierto en todo momento

No hay una sola práctica que aborde los cuatro principios. Cada vez que se ara el suelo, el carbono sale del suelo y se libera a la atmósfera. Los organismos del suelo necesitan una dieta diversa proveniente de una variedad de plantas para prosperar. Las raíces vivas deben mantenerse en el suelo tanto durante como más allá de la temporada de crecimiento tradicional. La cobertura del suelo es el techo de la casa donde viven los organismos del suelo.

Todos los principios deben practicarse en conjunto para lograr el objetivo de tener más carbono en el suelo.

En consecuencia, no se puede esperar acumular carbono en el suelo cultivando un cultivo de cobertura si el resto del sistema incluye una cantidad significativa de labranza, o solo incluye uno o dos cultivos diferentes, o no mantiene cubierto el suelo. Sin embargo, es probable que un sistema que no labra el suelo, incluye una diversidad de especies de plantas tanto en la rotación de cultivos como en una mezcla de cultivos de cobertura que mantiene raíces vivas en el suelo fuera de la temporada de crecimiento típica, y mantiene cubierto el suelo durante todo el año, acumule carbono en el suelo.

Solo una comprensión completa de cómo interactúan el suelo y las plantas como un sistema biológico dará como resultado una exitosa captura de carbono y una producción de cultivos rentable.

Referencias
Cole, D. Gross and Robert B. Harrison. The Case for Digging Deeper: Soil Organic Carbon Storage, Dynamics, and Controls in Our Changing World. Soil Syst. 2019, 3, 28. www.mdpi.com/journal/soilsystems.

Liang, C.; Balser, T.C. Microbial production of recalcitrant organic matter in global soils: Implications for productivity and climate policy. Nat. Rev. Microbiol. 2010, 9, 75.

Basado en artículo de Ag Daily

Entradas más populares de este blog

Hay que revivir y restaurar los humedales, la casa del 40% de toda biodiversidad

El estudio de lagartos revelan las fuerzas que moldean la biodiversidad

¿Por qué picotean los pájaros carpinteros?