viernes, 25 de octubre de 2019

El cambio climático y la actividad humana causan disminución de crecimiento de corales costeros.

Basado en artículo de ScienceDaily

Los arrecifes de corales son fuentes críticas de alimento, ingreso y protección contra tormentas a millones de personas y ecosistemas en el mundo. La calidad de los arrecifes de corales son un termómetro de la calidad del medio ambiente en lo que respecta a cambios de temperaturas del agua del mar y la calidad química de la misma. Una nueva investigación publicada en la revista Global ChangeBiology compara las tazas de crecimiento de dos especies comunes de corales en el Caribe, Siderastrea siderea y Pseudodiploria strigosa. Estas especies fueron evaluadas en dos zonas: una zona de arrecifes costeros y otro lejos de la costa en la barrera de corales mesoamericana en Belice, la segunda barrera coralífera más grande del mundo. Mientras los corales costeros siempre han crecido más rápidamente que los que están lejos de la costa, en la última década ha habido una disminución de la velocidad de crecimiento de estos corales. Sin embargo, en los corales lejos de la costa, del mismo sistema coralino, no ha habido variación de la velocidad de crecimiento.

Siderastrea siderea.
Foto de D. Gordon E. Robertson
Los corales costeros crecen en aguas más calientes y ricas en nutrientes que los que crecen lejos de la costa. La disminución del crecimiento de éstos es muy posible debido a los cambios traídos por el cambio climático global (aumento de temperatura y acidificación del agua) y cambios en la actividad humana, como el desarrollo costero, que trae consigo un aumento en la producción de sedimentos, nutrientes y contaminantes al agua, lo cual somete a los corales a un nivel mayor de estrés. Los corales que crecen lejos de la costa tienen, ahora, la ventaja de vivir en un ambiente menos afectado por los humanos y con mayor volumen de agua a sus alrededores, lo cual sirve para amortiguar cambios químicos y de temperatura.



Pseudodiploria strigose.
Fuente: Wikimedia
Esta investigación fue realizada evaluando corales localizados a lo largo de la sección de Belice del sistema de barrera coralina de Mesoamérica. Los corales costeros están dentro de unos 10 km de la costa de Belice, mientras que los que estaban lejos de la costa están de 30-60 km de la misma. Equipos de buceo colectaron 124 muestras de los núcleos de corales, tomadas de 19 lugares, para obtener una muestra representativa del arrecife. Los núcleos de los corales tienen unas bandas de crecimiento, similar a los anillos de crecimientos de los árboles.

Las masas coralinas consisten de pólipos, unos pequeños animalitos transparentes con un cuerpo en forma de saco con un orificio boca rodeado de tentáculos. El arrecife coralino está compuesto de muchos pólipos individuales que actúan como una unidad. El color de los corales viene de unas pequeñitas algas llamas zooxantellae que viven dentro de los pólipos. El coral provee al algo alojo, acceso a luz solar y otros recursos para fotosíntesis, y el alga, en retorno, comparte con los pólipos, los carbohidratos generados por la fotosíntesis. Aumento en la temperatura del agua de mar, de 1 a 2 ºC es la causa principal del blanqueamiento de corales, un fenómeno causado por la destrucción de la simbiosis coral-alga. Este tipo de estrés afectó a un 70% de los arrecifes coralinos del mundo entre los años 2014 y 2017.


Barrera coralina de Belice. Fuente de imagen:
 
What is the Belize Barrier Reef?


En el presente estudio se determinó que las temperaturas en las aguas superficiales de los arrecifes de Belice han aumentado, desde 1985, un promedio de ~0.5 ºC en el verano. Analizando las temperaturas del agua de mar superficial por satélite se ha observado que los arrecifes cercanos a la costa han sido expuestos a 54-78 días por año por encima del nivel crítico regional para blanqueamiento de 29.7 ºC durante los años 2003-2012. En contraste, los arrecifes lejanos experimentaron sólo 20-40 días por año por encima de la temperatura crítica. Además, las zonas de los arrecifes costeros presentaron una temperatura promedio anual 0.6-0.7 ºC más caliente que los arrecifes lejos de la costa, también cómo temperaturas de verano más calurosas.

Las condiciones a la que los arrecifes costeros están siendo expuestas nos muestran un anticipo de lo que podría ocurrir a todos los demás arrecifes si la condición de aumento de temperatura del agua del mar continúa y la calidad de la misma sigue decayendo. El autor del artículo se pregunta “… si los corales podrán adaptarse a las condiciones futuras, y si no, cuáles serán el impacto en la salud y bienestar de los millones de personas, en todo el mundo, que dependen en estos arrecifes para sus comidas, ganancias, y protección.” Igualmente nos advierte “ una acción local que disminuya el estrés que crea el desarrollo costero y una acción global para reducir las emisiones de gases de invernadero, serán, ambas, necesarias para asegurar un futuro sostenible para los corales, cerca o lejos de las costas.”