¿Existe un enlace entre cambios de la población de vida silvestre y el riesgo de contagio de virus?


Rhesus macaques at Kathmandu,
Rhesus macaques at Kathmandu, Nepal temple.
(Christine Kreuder Johnson/UC Davis)
Es conocido como el ser humano ha cambiado el medio ambiente, desde la extensa deforestación de bosques tropicales, expansión de ciudades, fragmentación y degradación de hábitats,  explotación de vida silvestre, contaminación de aguas, alteración del clima global, etc.  También sabemos que ciertas enfermedades infecciosas detectadas en poblaciones humanas son originadas por virus provenientes de animales silvestres.  No es difícil, entonces, a raíz de la expansión de infecciones del COVID-19 por todo el mundo, preguntarse si ésta u otras enfermedades infecciosas están de alguna forma relacionadas a los cambios ambientales que está experimentando nuestro planeta.

En un estudio recientemente publicado en los Proceedings of the Royal Society B, se ha observado que la cantidad de virus zoonóticos detectados en especies de mamíferos aumenta con la abundancia global de especies, lo que sugiere que el riesgo de transmisión del virus ha sido mayor en las especies animales que han aumentado en abundancia e incluso han expandido su rango al adaptarse a paisajes dominados por humanos.

La autora principal de la investigación, Christine Kreuder Johnson es directora de proyectos de USAID PREDICT y directora del EpiCenter for Disease Dynamics en el One Health Institute, un programa de la Escuela de Medicina Veterinaria UC Davis.  La investigadora dijo: “La propagación de virus de animales es un resultado directo de nuestras acciones que involucran la vida silvestre y su hábitat. La consecuencia es que están compartiendo sus virus con nosotros.  Estas acciones amenazan simultáneamente la supervivencia de las especies y aumentan el riesgo de contagio a los humanos. En una desafortunada convergencia de muchos factores, esto provoca el tipo de desastre en el que estamos ahora".

En el estudio, los científicos reunieron un gran conjunto de datos de los 142 virus conocidos que se extienden de los animales a los humanos y las especies que han sido implicadas como posibles huéspedes. Utilizando la Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICN, examinaron los patrones de abundancia de las especies, los riesgos de extinción y las causas subyacentes de la disminución de las especies.

bat hanging
Image by Signe Allerslev from Pixabay
En el estudio se encontraron tendencias claras en el riesgo de contagio que destacan cómo las personas han interactuado con los animales a lo largo de la historia.  Además se observó que la cantidad de virus zoonóticos detectados en especies de mamíferos aumenta positivamente con la abundancia global de especies, lo que sugiere que el riesgo de transmisión del virus ha sido mayor en las especies animales que han aumentado en abundancia e incluso han expandido su rango al adaptarse a paisajes dominados por humanos.  Se detectó que los animales domésticos, incluido el ganado, comparten el mayor número de virus con los humanos, con ocho veces más virus zoonóticos en comparación con las especies de mamíferos salvajes. Esto es probablemente el resultado de nuestras frecuentes interacciones cercanas con estas especies durante siglos.

Los animales salvajes que han aumentado en abundancia y se han adaptado bien a ambientes dominados por humanos también comparten más virus con las personas. Estos incluyen algunas especies de roedores, murciélagos y primates que viven entre las personas, cerca de nuestros hogares y alrededor de nuestras granjas y cultivos, lo que los hace de alto riesgo de transmisión continua de virus a personas.

La explotación de la vida silvestre a través de la caza y el comercio facilita el contacto cercano entre la vida silvestre y los humanos, y estos hallazgos proporcionan evidencia adicional de que la explotación, así como las actividades antropogénicas que han causado pérdidas en la calidad del hábitat de la vida silvestre, han aumentado las oportunidades para las interacciones animal-humano y han facilitado la transmisión de enfermedades zoonóticas. 

El estudio proporciona nueva evidencia para evaluar el riesgo de contagio de especies de mamíferos y destaca procesos convergentes mediante los cuales las causas de la disminución de la población de vida silvestre han facilitado la transmisión de virus animales a los humanos.


Adaptado de articulo de la Universidad de California en Davis (UC Davis) del 7 de abril, 2020.

Entrevista con la autora en sobre por qué virus brincan de los animales a humanos. The Royal Society Blog, April 8, 2020.

Entradas más populares de este blog

Una cucharadita de suelo del Amazonia rebosa de hongos

Formación de montañas y monzones ayudan a crear zonas de alta biodiversidad

Cómo aprender sobre peces nos puede ayudar a salvar la Amazonia