Coronavirus y murciélagos han evolucionado juntos for millones de años

Zorros voladores (murciélagos del género Pteropus.
Imagen de Simon Berstecher from Pixabay
Diferentes grupos de murciélagos tienen sus propias cepas únicas de coronavirus

Los murciélagos hacen mucho bien en la naturaleza: polinizan plantas, comen insectos portadores de enfermedades y ayudan a dispersar semillas de árboles, lo que ayuda a la repoblación de árboles en bosques tropicales. Los murciélagos y otros grupos de mamíferos también son portadores naturales de coronavirus.

Para comprender mejor esta familia muy diversa de virus, que incluye el coronavirus específico detrás de COVID-19, los científicos compararon los diferentes tipos de coronavirus que viven en 36 especies de murciélagos del Océano Índico occidental y áreas cercanas en África. Descubrieron que diferentes grupos de murciélagos, a nivel de género, y en algunos casos a nivel de familia, tenían sus propias cepas únicas de coronavirus, lo que revela que los murciélagos y los coronavirus han evolucionado juntos durante millones de años.

"Descubrimos que existe una profunda historia evolutiva entre los murciélagos y los coronavirus", dice Steve Goodman, biólogo de campo de MacArthur en el Field Museum de Chicago y autor de un artículo recién publicado en Scientific Reports que detalla el descubrimiento. "Desarrollar un mejor entendimiento de cómo evolucionaron los coronavirus puede ayudarnos a desarrollar programas de salud pública en el futuro". El estudio fue dirigido por los científicos de la Universidad de La Reunión, Léa Joffrin y Camille Lebarbenchon, quienes realizaron los análisis genéticos en el laboratorio de "Processus infectieux en milieu insulaire tropical (PIMIT)" en la Isla Réunion, centrándose en las enfermedades infecciosas emergentes en las islas en el Océano Índico occidental.

Océano Índico occidental.
Océano Índico occidental.
Fuente: Google Maps
Mucha gente usa "coronavirus" como sinónimo de "COVID-19", el tipo de coronavirus que causa la pandemia actual. Sin embargo, hay una gran cantidad de tipos de coronavirus, potencialmente tantos como especies de murciélagos, y la mayoría de ellos se desconoce transmición a humanos por lo que no representan una amenaza. Los coronavirus transportados por los murciélagos estudiados en este documento son diferentes de los que están detrás de COVID-19, pero al aprender acerca de estos virus en murciélagos en general, podemos entender mejor el virus que nos afecta hoy.

Todos los animales tienen virus que viven dentro de ellos, y los murciélagos, así como una variedad de otros grupos de mamíferos, son portadores naturales de coronavirus. Estos coronavirus no parecen ser dañinos para los murciélagos, pero existe la posibilidad de que sean peligrosos para otros animales si los virus tienen la oportunidad de saltar entre especies. Este estudio examina las relaciones genéticas entre diferentes cepas de coronavirus y los animales en los que viven, lo que prepara el escenario para una mejor comprensión de la transferencia de virus de animales a humanos.

Goodman, con base en Madagascar durante varias décadas, y sus colegas tomaron muestras de sangre y, en algunos casos, muestras de sangre de más de mil murciélagos que representan 36 especies encontradas en las islas del Océano Índico occidental y las zonas costeras de la nación africana de Mozambique. El ocho por ciento de los murciélagos que tomaron muestras llevaban un coronavirus.

Los investigadores realizaron análisis genéticos de los coronavirus presentes en estos murciélagos. Al comparar los coronavirus aislados y secuenciados genéticamente, en el contexto de este estudio con los de otros animales, incluidos delfines, alpacas y humanos, pudieron construir un árbol genealógico gigante de coronavirus. Este árbol genealógico muestra cómo los diferentes tipos de coronavirus están relacionados entre sí.

"Descubrimos que, en su mayor parte, cada uno de los diferentes géneros de familias de murciélagos para los que había secuencias de coronavirus disponibles tenía sus propias cepas", dice Goodman. "Además, con base en la historia evolutiva de los diferentes grupos de murciélagos, está claro que existe una profunda coexistencia entre los murciélagos (a nivel de género y familia) y sus coronavirus asociados". Por ejemplo, los murciélagos frutales de la familia Pteropodidae de diferentes continentes e islas formaron un grupo en su árbol y fueron genéticamente diferentes a las cepas de coronavirus de otros grupos de murciélagos que se encuentran en las mismas zonas geográficas.

El equipo descubrió que, en casos raros, los murciélagos de diferentes familias, géneros y especies que viven en las mismas cuevas y que tienen espacios muy cercanos en el gallinero comparten la misma cepa de coronavirus. Pero en este estudio, la transmisión entre especies es la excepción, no la regla. "Es bastante tranquilizador que la transmisión del coronavirus en la región entre dos especies de murciélagos parece ser muy rara dada la gran diversidad de coronavirus de murciélago". Luego, debemos comprender los factores ambientales, biológicos y moleculares que conducen a estos cambios raros ”, dice Léa Joffrin, una ecóloga de enfermedades que trabajó en el coronavirus de murciélago durante su doctorado en la Universidad de La Reunión.

Aprender cómo evolucionaron las diferentes cepas de coronavirus podría ser clave para prevenir futuros brotes de coronavirus. “Antes de que realmente puedas descubrir programas para la salud pública y tratar de lidiar con el posible cambio de ciertas enfermedades a los humanos, o de humanos a animales, debes saber qué hay ahí afuera. Este es el tipo de plan ", dice Goodman.

Goodman también señala que a pesar del hecho de que los murciélagos llevan coronavirus, no debemos responder dañando o sacrificando a los murciélagos en nombre de la salud pública. "Existe abundante evidencia de que los murciélagos son importantes para el funcionamiento del ecosistema, ya sea para la polinización de flores, la dispersión de frutas o el consumo de insectos, particularmente insectos que son responsables de la transmisión de diferentes enfermedades a los humanos", dice. "El bien que hacen por nosotros supera cualquier potencial negativo".

Este estudio fue una contribución de investigadoes del laboratorio PIMIT (Université de La Réunion/INSERM/CNRS/IRD), la Asociación Vahatra, el Field Museo, Universidad Eduardo Mondlane, Universidad de Kwa-Zulu Natal, el Sistema de Conservación y Parques Nacionales de Mauritius, el ministerio de salud Seychelles, y el Instituto Nacional de Saúde.

 Vea el artículo original. Traducido, con autorización.

Entradas más populares de este blog

Una cucharadita de suelo del Amazonia rebosa de hongos

Formación de montañas y monzones ayudan a crear zonas de alta biodiversidad

Cómo aprender sobre peces nos puede ayudar a salvar la Amazonia