Especies tropicales se están moviendo hacia el norte debido a inviernos mas cálidos

Por Robert Sanders

Los virus del dengue y Zika son transmitidos por el mosquito Aedes aeigypti
Foto de Muhammad Mahdi Karim)

El cambio climático está provocando un invierno más cálido en todo el sur de los EE. UU., lo que crea una oportunidad ideal para que muchas plantas y animales tropicales se muevan hacia el norte, según un nuevo estudio que aparece esta semana en la revista Global Change Biology.

Algunas de estas especies pueden ser bienvenidas, como las tortugas marinas y el manatí de Florida, que están expandiendo sus áreas de distribución hacia el norte a lo largo de la costa atlántica. Otras, no tanto, como la invasora serpiente pitón birmana, en los Everglades de Florida.

Igualmente indeseables, y entre los que se propagan más rápidamente a las áreas cálidas, son los insectos, incluidos los mosquitos que transmiten enfermedades como el virus del Nilo Occidental, el Zika, el dengue y la fiebre amarilla, y otros insectos que destruyen los árboles nativos.

“Unas cuantas especies de mosquitos se están expandiendo hacia el norte, así como muchas plagas forestales: los escarabajos de la corteza, el escarabajo del pino de las montañas del sur”, dijo Caroline Williams, profesora en la Universidad de California, Berkeley, y co-autora del artículo. “En nuestro estudio, realmente nos enfocamos en los límites en los EE. UU. donde obtenemos esa rápida transición tropical-templada. Los cambios en las condiciones invernales son uno de los principales, si no el principal, impulsores de las distribuciones cambiantes ".

Esa zona de transición, hacia el norte de la cual ocurren heladas cada invierno, siempre ha sido una barrera para las especies que evolucionaron en temperaturas más estables. Las heladas y la nieve del invierno afectan la supervivencia de las especies.  "Para la gran mayoría de los organismos, si se congelan, mueren", dijo Williams. “Es posible que las olas de frío como la reciente en Texas (febrero 2021) no sucedan durante 30, 50 o incluso 100 años, y luego se ven estos eventos de mortalidad generalizados en los que las especies tropicales que se han estado arrastrando hacia el norte son repentinamente rechazadas. Pero a medida que los tiempos de retorno se hacen cada vez más largos para estos eventos de frío extremo, permite que las especies tropicales se afiancen cada vez más, e incluso tal vez que las poblaciones se adapten in situ para permitirles tolerar más fríos extremos en el futuro ".

Menos días bajo cero permiten invasiones tropicales

El estudio, realizado por un equipo de 16 científicos dirigido por el Servicio Geológico de EE. UU. (USGS), se centró en los efectos que los inviernos cálidos tendrán en el movimiento de una amplia gama de plantas y animales tropicales sensibles al frío en el sur de EE. UU., especialmente en los ocho estados continentales subtropicales de los Estados Unidos: Florida, Alabama, Mississippi, Louisiana, Texas, Nuevo México, Arizona y California.   

El equipo descubrió que varias especies tropicales, incluidos insectos, peces, reptiles, anfibios, mamíferos, pastos, arbustos y árboles, están ampliando sus áreas de distribución hacia el norte. Entre ellas se encuentran especies nativas de los EE. UU., como los manglares, que son árboles tropicales tolerantes a la sal; y róbalo, un pez costero de aguas cálidas; y especies invasoras como pitones birmanos, ranas arborícolas cubanas, el ábol pimentero brasileño y la hierba cola de zorro africana.

"No esperamos que sea un proceso continuo", dijo el ecólogo investigador del USGS Michael Osland, autor principal del estudio. “Habrá expansión hacia el norte, luego contracción con eventos de frío extremo, como el que acaba de ocurrir en Texas, y luego movimiento nuevamente. Pero para fines de este siglo, esperamos que ocurra la tropicalización ”.

Zona de transición tropical a templada en América del Norte. El rojo, el naranja y el amarillo representan las zonas más tropicales, y los azules representan las zonas más templadas, según la temperatura más fría registrada para cada área entre 1980 y 2009. Las fotos muestran algunas plantas y animales sensibles al frío con límites al norte del rango gobernado por las temperaturas extremas frías del invierno. (Mapa del USGS)

Los cambios que ya están en marcha o que se anticipan en las áreas de distribución de 22 especies de plantas y animales desde California hasta Florida incluyen:

  • Desplazamiento continuo de plantas de marismas templadas por bosques de manglares sensibles al frío a lo largo de las costas del Golfo y del Atlántico sur. Si bien esta invasión ha estado ocurriendo durante los últimos 30 años, con el aumento del nivel del mar, los manglares también pueden moverse hacia el interior, desplazando los bosques templados y de agua dulce.
  •  Hierba cola de zorro africana y otros pastos anuales que se trasladan a los desiertos del suroeste, alimentando incendios forestales en comunidades de plantas nativas que no han evolucionado junto con incendios frecuentes.
  • La probabilidad de que los mosquitos tropicales que pueden transmitir encefalitis, el virus del Nilo Occidental y otras enfermedades amplíen aún más sus áreas de distribución, poniendo a millones de personas y especies de vida silvestre en riesgo de contraer estas enfermedades.
  • Probable movimiento hacia el norte, con inviernos cálidos, del escarabajo del pino del sur, una plaga que puede dañar los pinares de valor comercial en el sureste.
  • Etc.

El escarabajo del pino del sur (Dendroctonus frontalis), nativo de los bosques del sur de los Estados Unidos, México y América Central, se está moviendo más al norte a medida que las temperaturas invernales aumentan con el cambio climático. Los escarabajos de la corteza dejan devastados pinares a su paso. (Foto cortesía de Andrew Johnson, Universidad de Florida)


Basado en artículo de Berkeley NewsLea el original

Entradas más populares de este blog

¿Cuáles son los beneficios de los humedales?

Una cucharadita de suelo del Amazonia rebosa de hongos

Formación de montañas y monzones ayudan a crear zonas de alta biodiversidad