Lo bosques tropicals se pueden recuperar después de ser deforestados

 

Sucesión secundaria en Nizanda, México mostrando re-crecimiento de pastos y bosque.
Imagen de WUR

Los bosques tropicales están desapareciendo a un ritmo alarmante debido a la deforestación, pero también tienen el potencial de volver a crecer naturalmente en tierras abandonadas. Así lo ha demostrado un estudio internacional dirigido por científicos de la Universidad de Wageningen. La forma en que se recupera un bosque depende de la cantidad de lluvia, la edad del bosque y las características funcionales de las especies de árboles.

Los bosques tropicales son muy diversos. Según el nuevo estudio, publicado esta semana en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias de EE. UU., diferencias en los bosques tropicales parecen determinar cómo un bosque se recupera naturalmente de los campos abandonados y los pastizales para el ganado. Los bosques jóvenes secos y húmedos, por ejemplo, difieren mucho en sus características. Se recuperan de diferentes formas, pero estas diferencias disminuyen a medida que los bosques envejecen. El estudio proporciona información sobre qué tipo de especies de árboles deben seleccionarse para reforestación, mejorando así el éxito de la restauración de bosques tropicales. Ésto es particularmente importante porque los bosques tropicales contribuyen significativamente a la biodiversidad, el almacenamiento de carbono y la regulación del agua del mundo.

Caracteristicas

Los investigadores utilizaron datos de más de 127,000 árboles en 30 bosques tropicales en América del Norte y del Sur. Lourens Poorter, ecologista forestal de la Universidad e Investigación de Wageningen y autor principal, nos dice: "Es un desafío comparar estos bosques, porque están formados por especies completamente diferentes. Es como comparar manzanas y naranjas. También puedes comparar bosques según las propiedades funcionales de las especies, como el tamaño de las hojas o la densidad de la madera. Como resultado, por primera vez pudimos comparar bosques jóvenes con la misma medida ecológica a escala continental ".

"Los rasgos funcionales influyen en el crecimiento y la supervivencia de las especies y, por lo tanto, en los procesos del ecosistema", continuó Poorter. "Al analizar los bosques en términos de sus características, podemos obtener una idea no sólo de cómo se construyen estos bosques, sino también de lo que ésto significa para su funcionamiento". Los autores midieron siete características para cada especie. Algunas de estas características son importantes para la tolerancia a la sequía, como las hojas pequeñas compuestas, madera dura y la capacidad del árbol en botar las hojas en la estación seca. Otros rasgos son importantes para la productividad, como la capacidad de fijar nitrógeno atmosférico, hojas delgadas que capturan la luz de manera eficiente y un alto contenido de nitrógeno en las hojas.

Restauración forestal

Coautor Danae Rozendaal dice: "Descubrimos que los bosques húmedos y secos difieren notablemente en sus características. Las especies de bosques húmedos tienen características que aumentan su tasa de crecimiento en un ambiente productivo y húmedo, mientras que las especies de bosques secos tienen características que les permiten tolerar o evitar la sequía ".  Las formas de cómo se llega al desarrollo del bosque también variaron con el clima. Los bosques secos jóvenes cambian principalmente por características que protegen contra la sequía, como el tamaño de las hojas pequeñas; bosques jóvenes húmedos por rasgos que permiten un crecimiento más rápido y luego por rasgos que aumentan la tolerancia a la sombra.

Estos conocimientos pueden utilizarse para fomentar la restauración forestal, como lo promovió el Decenio de las Naciones Unidas para la Restauración de Ecosistemas y la reciente cumbre climática en Glasgow. La coautora brasileña Catarina Jakovac explica: "Lo ideal es que los esfuerzos de restauración forestal se basen en la regeneración natural, ya que esta es una solución natural de bajo costo para la restauración de ecosistemas, con las mayores ganancias para la biodiversidad, el funcionamiento de los ecosistemas y los servicios. Sin embargo, cuando el paisaje está demasiado degradado, la plantación de árboles puede estimular la sucesión forestal". En bosques secos, los autores recomiendan plantar especies tolerantes a la sequía y especies de rápido crecimiento en bosques húmedos. Se enfatiza que siempre es necesario usar una mezcla de especies de sucesión temprana y tardía con valores de rasgos contrastantes. Esto ayuda a crear paisajes más naturales, biodiversos y resistentes.


Basado en artículo de Wageningen University & Research. Lea el original en inglés.

Entradas más populares de este blog

Las libélulas y caballitos del diablo desaparecen según perdemos humedales

El café, las abejas y el cambio climático: muchas piezas en el juego

¿Qué es una "extinción masiva"? Y ¿Estamos en una, ahora?