Insecticida común está asociado con una gran disminución de insectos de agua dulce

Caballito del diablo (orden Odonata) recién salido del cascarón de la ninfa.
Foto de Pixabay

El pesticida tiacloprid, ampliamente utilizado en muchos países, puede estar causando una disminución a gran escala de insectos de agua dulce. Esto fue descubierto por investigadores del Living Lab en Leiden. Durante tres meses contaron los insectos voladores en las 36 fosas del laboratorio. 

En las zanjas del Living Lab, Henrik Barmentlo y sus colegas expusieron insectos de agua dulce a diferentes concentraciones de tiacloprid. Esta sustancia pertenece a los neonicotinoides, el grupo de insecticidas más utilizado en el mundo. Las concentraciones utilizadas en el estudio son las detectadas en las aguas superficiales. Estas investigaciones fueron publicadas recientemente en articulo en Proceedings of the National Academy of Science of the USA.

Descenso dramático en todas las especies

Ya se había demostrado que los neonicotinoides pueden ser dañinos para muchos insectos. Pero no hubo evidencia concluyente de que estos insecticidas sean, al menos en parte, responsables de la disminución de insectos a gran escala.

Por lo tanto, en un experimento único, los investigadores capturaron no menos de 55,574 insectos que salieron volando de las 36 zanjas contaminadas con tiacloprid del laboratorio durante un período de tres meses. Posteriormente, identificaron todos los especímenes. Compararon los resultados con nueve zanjas de control, sin tiacloprid añadido. Barmentlo: 'Vimos disminuciones dramáticas en todos los grupos de especies estudiados, como libélulas, escarabajos y tricópteros. Tanto en números absolutos como en biomasa total. En el escenario más extremo, la diversidad del grupo más rico en especies, las libélulas y caballitos del diable, incluso se redujo a una sola especie”.


Henrik Barmentlo trabajando en el Laboratorio Viviente, acompañado por la profesora Martina Vijver. Foto: Edwin Giesbers

Consecuencias para todo el ecosistema

Y todos estos insectos tienen un papel importante en su ecosistema. Por ejemplo, sirven como alimento para muchas especies de aves que se alimentan de insectos. Anteriormente, otros investigadores ya habían descubierto que estas especies de aves se encuentran en menor número cuando hay más neonicotinoides en el agua. Barmentlo: “Entonces, es muy posible que estas especies de aves sufran de falta de insectos, o lo que es lo mismo, de comida”.

Barmentlo califica los resultados de alarmantes. “Dada la urgencia de la disminución a gran escala de insectos, creemos que se debe reconsiderar el uso masivo de estos insecticidas. En la Unión Europea, el uso de tiacloprid se prohibió el año pasado (2020), pero aún no en otras partes del mundo. Para proteger a los insectos de agua dulce y toda la vida que depende de ellos, debemos dejar de usar estos neonicotinoides lo antes posible”.

Referencia

S. Henrik Barmentlo, Maarten Schrama, Geert R. de Snoo, Peter M. van Bodegom, Andre van Nieuwenhuiȷzen, Martina G. Vijver; Evidencia experimental de la disminución impulsada por neonicotinoides en insectos acuáticos emergentes, PNAS, 2021 vol. 118, núm. 44.

Adaptado de artículo de noticias de la universidad de Leiden del 26 de octubre, 2021 .  Lea el original en inglés.


Entradas más populares de este blog

Luchar contra la pobreza puede ayudar a controlar la deforestación

¿Qué significa, realmente, conservación?

¿Qué es una "extinción masiva"? Y ¿Estamos en una, ahora?