Fósiles vivientes: Organismos actuales que lucen como hace millones de años - Parte 2

 Un fósil viviente es una especie que no ha evolucionado significativamente durante millones de años y se asemeja estrechamente a los ancestros encontrados en el registro fósil.

Charles Darwin acuñó el término "fósil viviente" en 1859 para describir especies vivas que aún se parecían a sus ancestros de hace millones de años y a menudo eran la última línea de descendencia superviviente. Anatómicamente, estas especies tienden a parecer inalteradas, aunque genéticamente las especies siempre están evolucionando.

Continuando del artículo anterior, aquí mostraremos otros fósiles vivientes muy interesantes.

Conejo de Amami o de orejas cortas (Pentalagus furnessi)

Las conejos Amami conservan las características primitivas observadas en especies que vivieron hace cientos de miles de años. Imagen: TokioMarineLife/Getty Images)

El conejo de Amami es una especie de pelaje oscuro y el último remanente vivo de especies primitivas de conejos que se extinguieron en el continente asiático durante el Pleistoceno (hace 2.6 millones a 11,700 años). Ahora solo se encuentra en dos pequeñas islas frente a la costa de Japón, y es una especie en peligro de extinción con solo 5,000 individuos restantes. Habitando en bosques y madrigueras y de hábito nocturno el conejo Amami es pequeño (40-50 cm) y tiene una apariencia distintiva con orejas cortas (hasta 5 cm) y garras largas.

Nautilo (Nautilus pompilius)

Los nautilos son los "fósiles vivientes" más antiguos de la Tierra, con una antigüedad de cientos de millones de años. (Imagen: Aleksei Permiakov/Getty Images)

Los nautilos son cefalópodos, o moluscos marinos, y una de las especies de "fósiles vivientes" más antiguas de la Tierra. Estas criaturas con conchas en espiral apenas han cambiado desde que aparecieron por primera vez hace más de 500 millones de años durante el Paleozoico temprano (de 541 a 252 millones de años atrás). Encontrados en los Océanos Pacífico Occidental e Índico, el nautilo habita en una gran cámara de su concha dura y utiliza la propulsión a chorro para nadar y alimentarse en el océano.

Dragón de Komodo (Varanus komodoensis)

Los dragones de Komodo son los lagartos más grandes del mundo, pudiendo crecer hasta 10 pies de longitud. (Imagen: Jamie Lamb/Getty Images)

El dragón de Komodo es un antiguo reptil venenoso que ha existido durante millones de años. Vive en el grupo de islas de la Sonda Menores de Indonesia, incluida la isla de Komodo. Los científicos descubrieron que sus ancestros con una apariencia similar aparecieron en Australia hace unos 100 millones de años. El lagarto más grande del mundo puede llegar a medir 10 pies (3 m) de longitud y pesar hasta 330 libras (150 kg). Este depredador dominante puede consumir hasta el 80% de su peso corporal en una sola alimentación.

Rana púrpura (Nasikabatrachus sahyadrensis)

Las ranas púrpuras fueron descubiertas en 2003, habiendo evolucionado de manera independiente durante 100 millones de años. (Imagen: Nature Picture Library/Alamy)

La rana púrpura, también llamada rana de nariz de cerdo, es una rara especie de anfibio que pertenece a la familia Nasikabatrachidae. Evolucionó de manera independiente durante 100 millones de años. Los científicos descubrieron la especie en los Ghats Occidentales de la India en 2003. Pasando gran parte de su vida bajo tierra, emergiendo brevemente para reproducirse. Tiene un cuerpo hinchado, patas cortas y una cabeza pequeña.

Rata de roca Laosiana (Laonastes aenigmamus)

Rata de roca Laosiana (Laonastes aenigmamus).
Image: Wikimedia

Descubierta por primera vez en Laos en 2005, la rata de roca laosiana es el último miembro sobreviviente de la antigua familia fósil Diatomyidae, que se consideraba extinta hace 11 millones de años. Apodada la "rata ardilla", esta antigua especie tiene pelaje oscuro y se asemeja a una rata, pero con la cola esponjosa de una ardilla.

Cucaracha (Order Blattodea)

Una cucaracha en el oeste de Australia.
(Crédito de la imagen: Oxford Scientific/Getty Images)

Las cucarachas pertenecen a uno de los órdenes de insectos más antiguos, Blattodea, que incluye las cucarachas y las termitas. Los registros fósiles de las primeras cucarachas se remontan a hace más de 300 millones de años, al período Carbonífero Superior. Hay aproximadamente 4,000 especies de cucarachas que se encuentran en todo el mundo, y se parecen a sus contrapartes fósiles.

Aardvark (Orycteropus afer)

Los aardvarks apenas han evolucionado en los últimos 50 millones de años.
Imagen: Martin Harvey/Getty Images)

El aardvark o cerdo hormiguero es un mamífero nocturno y solitario nativo de África que apareció por primera vez hace más de 50 millones de años, según los registros fósiles. Último miembro restante del antiguo orden Tublidentata, la especie no ha evolucionado mucho en ese tiempo, lo que la convierte en un fósil viviente. Aardvark se traduce como "cerdo de la tierra" en afrikáans, porque su cuerpo se asemeja a un cerdo, aunque la especie está más estrechamente relacionada con el elefante.

El árbol de Ginkgo (Ginkgo biloba)

Los árboles Ginkgo apenas han cambiado en 200 millones de años.
Imagen: Istvan Balogh/Getty Images)

Sobreviviendo a los dinosaurios y la bomba atómica de Hiroshima, el árbol Ginkgo, también conocido como el árbol de culantrillo, es una especie de árbol increíblemente resistente —y de frutas maloliente—. Los registros fósiles de hojas de Ginkgo muestran que apenas ha cambiado durante más de 200 millones de años. Este fósil viviente es una de las especies de árboles más antiguas del mundo y es la última especie superviviente de un grupo de árboles que existían antes de que los dinosaurios deambularan por la Tierra.



Basado en artículo de   en Livescience.

Entradas más populares de este blog

Hay que revivir y restaurar los humedales, la casa del 40% de toda biodiversidad

El estudio de lagartos revelan las fuerzas que moldean la biodiversidad

¿Por qué picotean los pájaros carpinteros?