Un suelo saludable es la clave para alimentar al mundo

Por David R. MontgomeryUniversity of Washington


Plantar una mezcla diversa de cultivos y cultivos de cobertura, y no arar, ayuda a mejorar la salud del suelo. Catherine Ulitsky, USDA/FlickrCC BY

Uno de los mayores mitos modernos sobre la agricultura es que la agricultura orgánica es inherentemente sostenible. Puede ser, pero no necesariamente. Después de todo, la erosión del suelo de campos labrados libres de químicos socavaron el Imperio Romano y otras sociedades antiguas de todo el mundo. Otros mitos agrícolas dificultan el poder reconocer la importancia en restaurar suelos degradados para alimentar al mundo utilizando menos agro-químicos.

Cuando me embarqué en un viaje de seis meses visitando granjas de todo el mundo, investigando mi próximo libro, "Growing a Revolution: Bringing Our Soil Back to Life" (Cultivando una revolución: devolviendo la vida a nuestro suelo), los agricultores innovadores que conocí me mostraron que las prácticas de agricultura regenerativa pueden restaurar los suelos agrícolas en todo el mundo. Tanto en países desarrollados como en desarrollo, estos agricultores reconstruyeron rápidamente la fertilidad de sus suelos degradado, lo que les permitió mantener altos rendimientos utilizando mucho menos fertilizante y pesticidas.

Sus experiencias y los resultados que vi en sus granjas en Dakota del Norte y del Sur, Ohio, Pensilvania, Ghana y Costa Rica, ofrecen evidencia convincente de que la clave para mantener una agricultura altamente productiva radica en la reconstrucción de un suelo saludable y fértil. Este viaje también me llevó a cuestionar tres pilares de la sabiduría convencional sobre la agricultura agro-química industrializada de hoy: que alimenta al mundo, es más eficiente produciendo alimentos y que será necesaria para alimentar el futuro.

Mito 1: La agricultura a gran escala alimenta al mundo hoy



Según un informe reciente de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), las granjas familiares producen más de las tres cuartas partes de los alimentos del mundo. La FAO también estima que casi las tres cuartas partes de todas las granjas en todo el mundo son más pequeñas que una hectárea, aproximadamente 2.5 acres, o el tamaño de una cuadra típica de ciudad.


Un agricultor de Uganda transporta guineos al mercado. La mayoría de los alimentos consumidos en los países en desarrollo es producido en fincas pequeñas familiares. Svetlana Edmeades/IFPRI/FlickrCC BY-NC-ND             









Solo alrededor del 1 por ciento de los estadounidenses son agricultores en la actualidad. Sin embargo, la mayoría de los agricultores del mundo trabajan la tierra para alimentarse y alimentar a sus familias. Así que, mientras que la agricultura industrializada convencional alimenta al mundo desarrollado, la mayoría de los agricultores del mundo trabajan en pequeñas granjas familiares. Un informe del 2016 del Environmental Working Group encontró que casi el 90 por ciento de las exportaciones agrícolas de los EE. UU. Se dirigieron a países desarrollados con pocas personas hambrientas.

Por supuesto, el mundo necesita agricultura comercial, a menos que todos queramos vivir y trabajar en nuestras propias granjas. Pero, ¿son las grandes granjas industriales realmente las mejores, y mucho menos, el único camino a seguir? Esta pregunta nos lleva a un segundo mito

Mito 2: Grandes granjas son más eficientes


Muchos procesos industriales de alto volumen exhiben eficiencias a gran escala que disminuyen los insumos por unidad de producción. Cuantos más objetos se construyen, más eficientemente podrá hacer cada uno. Pero la agricultura es diferente. Un estudio del National Research Council de 1989 concluyó que " sistemas agrícolas alternativos bien administrados casi siempre usan menos pesticidas químicos sintéticos, fertilizantes y antibióticos por unidad de producción que las granjas convencionales"..

Y aunque la mecanización puede proporcionar eficiencia en costos y mano de obra en fincas grandes, fincas más grandes no necesariamente producen más alimentos. Según un informe del censo agrícola de 1992, fincas pequeñas y diversificadas producen más del doble de alimentos por acre que las fincas grandes.

Incluso el Banco Mundial respalda fincas pequeñas como la forma de aumentar la producción agrícola en los países en desarrollo donde la seguridad alimentaria sigue siendo un problema apremiante. Si bien las fincas grandes sobresalen en la producción de un cultivo en particular, como maíz o trigo, pequeñas fincas diversificadas producen más alimentos y más tipos de alimentos por hectárea en general.

Mito 3: La agricultura convencional es necesaria para alimentar al mundo


Todos hemos escuchado a los defensores de la agricultura convencional afirmar que la agricultura orgánica es una receta para la hambruna mundial porque produce rendimientos más bajos. La comparación de rendimiento más extensa, hasta la fecha, un análisis de 115 estudios, del 2015,  encontró que la producción orgánica promedió casi un 20 por ciento menos que los cultivos convencionales, un hallazgo similar a los de estudios anteriores.

Pero el estudio fue un paso más allá, comparando los rendimientos de los cultivos en fincas convencionales con los de fincas orgánicas donde se plantaron cultivos de cobertura y se rotaron los cultivos para mejorar la salud del suelo. Estas técnicas redujeron la brecha de rendimiento por debajo del 10 por ciento.

Los autores concluyeron que la brecha real puede ser mucho menor, ya que encontraron "evidencia de sesgo en el conjunto de datos hacia los estudios que informan mayores rendimientos convencionales". En otras palabras, la base de las afirmaciones de que la agricultura orgánica no puede alimentar al mundo depende tanto de métodos agrícolas específicos como del tipo de finca.


Cultivos de cobertura plantados en un campo de trigo en The Dalles, Oregon. Garrett Duyck, NRCS/FlickrCC BY-ND

Considere también que aproximadamente una cuarta parte de todos los alimentos producidos en todo el mundo nunca se comen. Cada año, solo Estados Unidos descarta 133 mil millones de libras de alimentos, más que suficiente para alimentar a los casi 50 millones de estadounidenses que regularmente enfrentan hambre. Entonces, incluso tomado al pie de la letra, la brecha de rendimiento, mencionada frecuentemente, entre la agricultura convencional y la orgánica, es menor que la cantidad de alimentos que usualmente descartamos.


Construyendo un suelo saludable


Las prácticas agrícolas convencionales que degradan la salud del suelo socavan la capacidad de la humanidad de seguir alimentando a todos a largo plazo. Las prácticas regenerativas como las que se utilizan en las fincas y ranchos que visité, muestran que podemos mejorar fácilmente la fertilidad del suelo tanto en grandes fincas en los EE. UU. Como en pequeñas fincas de subsistencia en los trópicos.

No veo los debates sobre el futuro de la agricultura simplemente como convencional versus orgánica. En mi opinión, hemos simplificado en exceso la complejidad de la tierra y subutilizado la capacidad de los agricultores. Ahora veo que la adopción de prácticas agrícolas que fomentan la salud del suelo son la clave para una agricultura estable y resistente. Y los agricultores que visité habían descifrado este código, adaptando métodos de labranza cero, cultivos de cobertura y rotaciones complejas a sus condiciones particulares de suelo, ambientales y socioeconómicas.


Ya sea que fueran orgánicas o aún usaran algunos fertilizantes y pesticidas, las fincas que visité que adoptaron este conjunto de prácticas transformadoras reportaron cosechas que igualaron o excedieron consistentemente las de fincas convencionales vecinas después de un corto período de transición. Otro mensaje fue tan simple como claro: Agricultores que restauraron su suelo usaron menos insumos para producir mayores rendimientos, lo que se tradujo en mayores ganancias.


Prácticas que mejoran el suelo, como cero labranza y el uso de compost, pueden aumentar la materia orgánica del suelo y mejorar la fertilidad del mismo. David Montgomeryfoto del autor.








No importa cómo se mire, podemos estar seguros de que la agricultura pronto enfrentará otra revolución. Hoy en día, la agricultura funciona con petróleo abundante y barato como combustible y para hacer fertilizantes, y nuestro suministro de petróleo barato no durará para siempre. Ya hay suficientes personas en el planeta para que tengamos un suministro de alimentos de menos de un año para la población mundial en cada momento. Este simple hecho tiene implicaciones críticas para la sociedad.

Entonces, ¿cómo aceleramos la adopción de una agricultura más resiliente o adaptable? La creación de fincas de demostración ayudaría, al igual que la realización de investigaciones a escala de sistema para evaluar qué funciona mejor para adaptar las prácticas específicas a los principios generales en diferentes entornos.

También necesitamos reformular nuestras políticas y subsidios agrícolas. No tiene sentido continuar incentivando las prácticas convencionales que degradan la fertilidad del suelo. Debemos comenzar a apoyar y recompensar a los agricultores que adoptan prácticas regenerativas.

Una vez que vemos a través de los mitos de la agricultura moderna, las prácticas que construyen la salud del suelo se convierten en el lente a través del cual evaluar las estrategias para alimentarnos a largo plazo. ¿Por qué estoy tan seguro de que las prácticas de agricultura regenerativa pueden ser productivas y económicas? Los agricultores que conocí me mostraron que ya lo son.


David R. Montgomery, Profesror of Earth and Space Sciences, University of Washington

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation y traducido al español con permiso del autor. Lea el original en inglés.

Entradas más populares de este blog

Una cucharadita de suelo del Amazonia rebosa de hongos

Formación de montañas y monzones ayudan a crear zonas de alta biodiversidad

Cómo aprender sobre peces nos puede ayudar a salvar la Amazonia